millones

Rusia espera bombear más crudo recién en abril del 2022

Adelantó su posición para cuando culmine el actual acuerdo de la OPEP + el año próximo. Propone un acuerdo mundial para afrontar la crisis de la demanda.

Rusia espera un aumento de su producción petrolera después de que acabe en abril de 2022 el actual acuerdo de la OPEP+ sobre recortes de suministro, según mostraron datos del Ministerio de Economía publicados el sábado.

Rusia, que -según el ministerio- espera bombear 507,4 millones de toneladas de crudo este año, buscará incrementar su producción en los tres próximos años hasta las 560 millones de toneladas, u 11,2 millones de barriles por día (bpd), en 2023.

Los datos ministeriales prevén un aumento de las exportaciones petroleras a 266,2 millones de toneladas para 2023, algo por debajo de las exportaciones del año pasado.

Asimismo, el reporte mostró una previsión de exportaciones de 225 millones de toneladas de crudo este año, por debajo de los 269,2 millones de toneladas de 2019.

Acuerdo del sector energético mundial

El ministro de Energía ruso, Alexander Novak, instó el domingo a todos los actores del mercado energético mundial a que sumen sus esfuerzos para combatir los efectos de la propagación del coronavirus, que ha deprimido la demanda de combustible.

En una conferencia virtual de ministros de Energía de los países del G-20, Novak dijo también que la demanda petrolera mundial podría caer hasta un 10% este año por la crisis, que obligó a las compañías a recortar la inversión en producción en un 25-30%.

Asimismo, alabó los esfuerzos para estabilizar el mercado petrolero por parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y una alianza de grandes productores liderada por Rusia, la denominada OPEP+.

"Nuestra tarea, como líderes de la industria energética, es mostrar fortaleza y solidaridad frente a retos como este", dijo Novak en comentarios sobre los daños sufridos por la propagación del coronavirus.

Las grandes potencias productoras vienen concretando una serie de acuerdos para mantener los precios mundiales en valores que permitan salvar los costos y sostener un mercado que atraviesa una crisis histórica. Este escenario se inició en marzo, con una puja por cuotas de ese mercado entre Rusia y Arabia Saudita, algo que luego sumó la caída de la demanda de combustibles producto de las cuarentenas globales.

En esta nota

Comentarios