MERCADOS

El petróleo y las acciones quedan bajo presión por temores de segunda ola

Las bolsas en Europa y Japón reaccionaron con bajas ante la presión por un inesperado aumento de las infecciones en China.

Los temores a una segunda ola de infecciones de COVID-19 ponían nerviosos el lunes a los mercados financieros globales, donde las bolsas y el petróleo soportaban buena parte de la presión mientras los inversores demandaban más activos de refugio como bonos gubernamentales.

Varios distritos de Pekín cerraron escuelas y ordenaron que sus habitantes se sometan a pruebas de descarte, luego de un inesperado aumento de las infecciones que fue vinculado al mayor mercado mayorista de Asia.

Este hecho, sumado al alza de los casos y hospitalizaciones en varios estados de Estados Unidos, ha llevado a los inversores a reconsiderar las posibilidades de una rápida recuperación de la economía.

"Estoy convencido de que si los casos vuelven a subir, los participantes del mercado claramente se replantearán las valorizaciones bursátiles y los asuntos que se habían dado por resueltos", dijo Stephane Ekolo, estratega de acciones de TFS Derivatives en Londres.

Tras bajar más de 2,5% en las primeras operaciones, el índice europeo STOXX 600 limitaba las pérdidas a un 0,5%, con la mayoría de los sectores y los mercados de la región cotizando en rojo tras el fuerte declive de las bolsas de Asia.

El referencial japonés Nikkei retrocedió un 3,5% y las acciones surcoreanas se derrumbaron en 4,8%. En Wall Street, los futuros del índice S&P 500 reducían bajas pero de todas formas presentaban un descenso de 1,8%.

Las pérdidas se producen después de un 'rally' global de mercados ocurrido en las últimas semanas, impulsado por los estímulos fiscales y monetarios que habían generado optimismo en las salidas graduales de las cuarentenas.

Pero varios analistas ya habían advertido de una posible desconexión entre la anticipación a una profunda recesión mundial y el buen ánimo de los mercados bursátiles, donde el índice Nasdaq de Nueva York tocó máximos históricos incluso a pesar de la elevada tasa de desempleo en Estados Unidos.

Los rendimientos de los bonos de la zona euro bajaban a medida que los inversores corrían hacia activos más seguros. El retorno de la deuda alemana a 10 años estaba cerca de mínimos de tres semanas de -0,45%.

En el mercado de energía, los futuros del crudo Brent cedían 0,7% a 38,47 dólares el barril, mientras que los futuros del petróleo estadounidense WTI caían 1,7% a 35,65 dólares el barril.

Los inversores en petróleo están esperando el resultado de unas reuniones de un panel de la alianza OPEP+ de esta semana que hará recomendaciones al bloque sobre recortes de producción.

En el mundo, los casos de coronavirus ya superan los 7,86 millones, con 430.501 muertes, de acuerdo a un recuento de Reuters.

En esta nota

Comentarios