gas

GNC, un nicho para el gas de Vaca Muerta

La conversión a GNC es de 14.000 vehículos por mes. La mayoría es transporte dedicado al trabajo como taxis o utilitarios, pero buscan alternativas para ampliar la base de usuarios. "Es darle valor agregado a la molécula del gas", afirman desde Enargas.

El gas de Vaca Muerta podría transitar cada vez más por las calles y rutas de la Argentina. La creciente producción de gas de la Cuenca Neuquina, con un desarrollo de apenas el 4% de Vaca Muerta, obliga a pensar mercados para el recurso y uno de los nichos es el combustible GNC, con una clientela de 1,7 millones de vehículos en el país, y en alza, y que empieza a ser cada vez más atractivo por su precio más económico que las naftas tradicionales.

La tasa de conversión al GNC es de 14.000 vehículos por mes, en un kit de quinta generación que puede rondar entre los 40 y 50 mil pesos. La mayoría de quienes usan este combustible son vehículos dedicados al trabajo, como taxis o remises y también utilitarios. En la Cámara del GNC están buscando que en el gobierno nacional incentiven la transformación, con planes de financiación de los equipos y del trabajo en los talleres vehiculares.

En Argentina la relevancia del uso del gas en el transporte se manifiesta con más de 12% del parque automotor accionando a gas natural, de acuerdo a datos recopilados por Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas). Son más de 2000 estaciones de servicio con enfoque en GNC, una cifra superior a cualquier país de la OCDE. La demanda de GNC en su totalidad abarca estimativamente los 6,573 millones de metros cúbicos diarios, representando un 6% de la demanda local de gas natural.

En el sector recuerdan que en una época los hogares y la industria competían para hacerse del GNC. Sin embargo, esa tensión quedó atrás cuando llegó el desarrollo de yacimientos que tienen objetivo en Vaca Muerta. Un sector que era deficitario pasó a tener abundancia de recursos, que necesita urgente la búsqueda de mercados para poder evacuarse y, al mismo tiempo, inyectar dólares a la macroeconomía.

El desarrollo de Vaca Muerta provocó que la Argentina tenga una creciente producción de gas, por lo que ahora sobra ese recurso durante ocho meses del año, de septiembre a abril. Hasta que la Argentina no tenga un plan agresivo de exportación, que recién podría darse en 2024 con la planta de GNL, las empresas analizan todas las opciones para evacuar el gas. El mercado interno tiene el GNC, que consume 7 MMm3/d repartido entre 1,7 millones de vehículos.

"Hay una nueva oferta de utilitarios y camiones que ya viene de fábrica para funcionar a gas y los kits de conversión de quinta generación también resultan más eficientes, ahorrándole pesos al usuario. Vaca Muerta nos pone en un verdadero sendero de transición energética hacia alternativas más limpias y baratas de combustible, con tecnología nacional que ya existe", sostuvo Julio Rodríguez, Marketing Manager de Galileo Technologies, en una entrevista con +e.

Enargas realizó un seminario en octubre del año pasado sobre las alternativas que tiene gas natural con representantes de las provincias que integran la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi). Las empresas Scania, Corven e IVECO Argentina estuvieron a cargo de una exposición sobre los usos diversos como los colectivos propulsados a GNC, camiones para la recolección de residuos también a GNC y las posibilidades de más autonomía con el GNL.

"Argentina tiene que encontrar nuevas demandas para el gas de Vaca Muerta. Hasta que escale para exportar, tiene que encontrar industrias de transición y el transporte sería uno. El gas es mucho menos contaminante, su demana es constante -le da certidumbre a los productores- y permitiría mejorar la balanza energética", dijo, consultada por +e, María Fernanda Martínez, gerenta de Gas Natural Vehicular del Enargas.

"Adicionalmente, es una forma inteligente de que toda la cadena generare trabajo, impulse exportaciones y ponga en valor a Vaca Muerta. La industria de fabricación del GNC de la Argentina está a la vanguardia, tracciona pymes que pueden convertirse en un cluster exportador. Es darle valor agregado a la molécula del gas", sostuvo la referente de Enargas en diálogo con +e.

El tema incluso llegó a la Mesa de Vaca Muerta. El Enargas, a través de la Gerencia de Gas Natural Vehicular, planteó que se diseñen normativas que permitan garantizar el funcionamiento seguro del sistema de transporte en distintas variantes como colectivos propulsados por GNC, camioneros con GNC y GNL fabricados en el país y la expansión de estaciones de carga de GNL y surtidores de GNC de alto caudal.

"Las expectativas en el corto plazo están puestas en el logro de una red de buses de transporte público que utilicen GNC, y no solo promuevan el uso comercialmente competitivo del gas local, sino que además se internalice este combustible que resulta ecológicamente más amigable que otros fósiles líquidos", indica un documento del Enargas sobre usos del gas natural en el transporte y un análisis de la actualidad del mercado.

Rodríguez de Galileo expresó: "El GNC como combustible limpio y barato vio su impulso con el surgimiento de Loma La Lata, cuando las previsiones de ese momento le daban a ese yacimiento un horizonte de 30 años. En la formación Vaca Muerta, el horizonte es de 300 años, según diversas estimaciones. Es lógico esperar un impacto proporcional. Además también tenemos la tecnología nacional para hacerlo, pudiendo independizar al mapa de las estaciones de GNC del de los gasoductos a través de la distribución de gas natural licuado (GNL). El gas puede distribuirse como un combustible líquido y una estación en cualquier rincón del país puede ofrecer GNC para livianos y utilitarios y GNL para camiones".

Desde el sector consideran que su uso traería aparejado una reducción notoria de la emisión de ruidos y de los gases tóxicos y de efecto invernadero.

En esta nota

Comentarios