fondo

Neuquén discute el Fondo Vaca Muerta en la Legislatura

Realizan debates abiertos con expertos con los diputados. Los ejes son la diversificación, afrontar crisis y la inversión en la provincia de Neuquén.

Neuquén empezó la discusión en la legislatura para constituir un Fondo Anticíclico que se nutrirá de los ingresos que genere la producción en Vaca Muerta. Es decir un "Fondo Vaca Muerta". Si bien hay cinco proyectos en tratamiento de comisiones, el gobierno provincial presentó uno propio que consiste en ahorrar un porcentaje de las regalías que lleguen de la producción que tenga como destino la exportación.

Esta semana se realizó el debate abierto para debatir las propuestas donde estuvieron presentes el rector de la Universidad Nacional del Comahue, Gustavo Crisafulli; el economista y CEO de Analytica, Rodrigo Álvarez; y el director de la Diplomatura en Derecho de los Hidrocarburos de la Universidad Austral y socio a cargo del Departamento de Energía del Estudio PAGBAM, Francisco Romano.

Este encuentro estuvo encabezado por el vicegobernador Marcos Koopmann, quien agradeció las "distintas visiones en este proceso que incluyó a representantes políticos, académicos, técnicos, universitarios, del sector privado y del público que se sumaron para contribuir a hacer la mejor ley". El presidente de la Legislatura recordó que el proyecto es estructural e intergeneracional "pensando en el futuro y en la provincia del Neuquén que todos queremos".

Crisafulli de la UNCo repasó los distintos fondos soberanos que existen, recomendando que sea el Noruega el que Neuquén observe con atención porque es el que ha tenido mayor rendimiento desde que constituyó en 1990 y es el más transparente. "El objetivo central debería ser contribuir a la modificación, expansión o transformación de la matriz productiva de la provincia que se sostiene en dos industrias que están en importantes dificultades: hidrocarburos y turismo", dijo.

El rector de la universidad mencionó tres posibles objetivos claros del Fondo Vaca Muerta: "la estabilización macroeconómica, la distribución intergeneracional de la riqueza y ser un instrumento de la política de desarrollo económico y social”. En ese sentido, remarcó la definición de los mecanismos de control de este fondo, por lo que consideró que su grupo administrador debería incluir a actores de la vida económica, científica y social de la región. Noruega, por caso, tiene incluso un Comité de Ética para determinar adónde irá el dinero.

Álvarez de la consultora Analytica sugirió el modelo chileno como el que mejor se adecuaría a la estructura neuquina. "No todos los fondos tienen una regla fiscal”, señaló el economista, subrayando como una variable clave "que establecen cuándo ingresan los recursos y cómo se gastan". "Las reglas fiscales son reglas de uso claras que dan institucionalidad al fondo y que exigen o generan restricciones al uso de estos fondos públicos", amplió.

"Se puede pensar como dos fondos por separado o bien que se fije como prioridad la estabilización para que luego se atiendan otras situaciones como el desarrollo o la inversión pública”, analizó después Álvarez. Así lo manifestó luego de que los diputados y las diputadas presentes consultaran sobre la conveniencia de establecer uno o más fondos de estabilización, de desarrollo y diversificación.

Por último, Romano de la Universidad Austral opinó que los distintos modelos de fondos soberanos no se aplican a nuestra realidad, por lo que trazó algunos principios que debería seguir el Fondo Vaca Muerta. Uno es la transparencia "que se logra asegurando que va a haber claridad y publicidad de los actos de gobierno sobre las cuentas y destinos de los fondos". En ese contexto, el investigador recordó, además la ley 3.044 de información pública que sea tenida en cuenta.

Romano también destacó que el fondo "debe ser inembargable, inalienable, y trasgeneracional" y que no se pueda dar en garantía, por lo que solicitó que eso quede claro en la letra final. Debería ser de largo plazo, con libre disponibilidad para asegurar el éxito de su manejo y evitar la confusión patrimonial de este fondo con otros recursos de la provincia. "Cuando se definen los recursos que integran el fondo debería haber una gran precisión en la ley porque hacen a la transparencia y al control también por parte de la Legislatura", apuntó.

El Fondo Vaca Muerta que discute la provincia del Neuquén tiene como principal desafío utilizar de manera estratégica los ingresos que llegan de un enorme fuente de riqueza, pero que al mismo tiempo es cruzada por variables internacionales que son volátiles. Es así que las crisis propias del sector o hechos inéditos como la actual pandemia del COVID-19 provocan la caída abrupta de las regalías.

El parlamentario Ramón Rioseco del Frente de Todos, Mario Pilatti del Ejecutivo provincial y Pablo Guido de Juntos por el Cambio dieron su mirada en la primera jornada. En la segunda cita fue el turno de las exposiciones de la diputada nacional del Frente de Todos, Graciela Landriscini; el ex ministro de Economía de la provincia, Norberto Bruno, por el Ejecutivo Provincial; y el ingeniero agrónomo Pablo Cervi, por Juntos por el Cambio.

Koopman anunció que se desarrolla un micrositio dentro de la web de la Legislatura del Neuquén para que los ciudadanos vean los proyectos y también puedan hacer propuestas. Además, habrá otras dos jornadas de debate los días 2 y 16 de septiembre. "Si hay que generar más espacios, lo haremos, porque es el camino que tiene que tener una Legislatura activa y abierta, pensando en el futuro de todos los neuquinos y las neuquinas", cerró el vicegobernador.

LEÉ MÁS

Crearán un fondo con regalías de las exportaciones de Vaca Muerta

Países con fondos petroleros soberanos

En esta nota

Comentarios