emisiones

La UE llega a un acuerdo sobre la reducción de emisiones

La ley de la Unión Europea prevé que diversos sectores reduzcan en un 40% sus emisiones de carbono en vista al 2050.

La Unión Europea acordó una ley que establece objetivos nacionales de reducción de las emisiones globales de carbono para el final de la década en sectores como la agricultura, los edificios y el transporte.

Los negociadores del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo, que representan a los 27 miembros de la UE, llegaron a un acuerdo sobre la legislación denominada "Reglamento del reparto del esfuerzo".

El reglamento establece objetivos nacionales de reducción de emisiones en el transporte por carretera, el transporte marítimo nacional, la calefacción de edificios, la agricultura, las pequeñas instalaciones industriales y la gestión de residuos.

Estos sectores, que ahora no están incluidos en el sistema de comercio de emisiones de la UE, generan alrededor del 60% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE. La ley prevista debería reducirlas en un 40% respecto a 2050.

La ley forma parte del plan general de la UE para reducir las emisiones netas en un 55% para 2030 respecto a los niveles de 1990 y lograr la neutralidad climática para 2050.

El reglamento está diseñado para garantizar que todos los miembros de la UE contribuyan al objetivo de manera justa. Así, los países más ricos, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Luxemburgo y Suecia, deben reducir sus emisiones en un 50%, mientras que para Bulgaria el objetivo es del 10%.

Los países pueden intercambiar cantidades limitadas de derechos de emisión con otros o "acumular" algunos derechos si sus emisiones fueron menores en un año determinado o "tomar prestados" de años futuros si sus emisiones fueron demasiado altas.

La ley debe ser aprobada por el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo antes de que pueda entrar en vigor, aunque normalmente se da por hecho después de que los negociadores lleguen a un acuerdo.

El acuerdo es uno de los tres que la Unión Europea espera cerrar a tiempo para la cumbre del clima de las Naciones Unidas que comenzó el domingo en Egipto.

El mes pasado, el bloque llegó a un acuerdo sobre una ley que prohíbe la venta de coches nuevos de gasolina y diésel a partir de 2035 y el jueves pretende concluir las negociaciones sobre una ley que amplíe los "sumideros" de CO2 de Europa, como los bosques.

En esta nota

Comentarios