cuarentena

El consumo de electricidad es el de un "domingo eterno"

En Neuquén, el aislamiento social hizo bajar el consumo de electricidad casi 15 puntos en lo que va de abril, respecto del 2019. Se nota en toda la provincia el freno por la pandemia.

ADRIANO CALALESINA - adrianoc@lmneuquen.com.ar

Como si fuese un “domingo eterno”. Así es el comportamiento de la demanda de energía en la provincia de Neuquén en el contexto del aislamiento preventivo, donde si bien la gente está en sus casas, bajó el consumo eléctrico en general.

Según los datos que maneja el Ente Provincial de Energía del Neuquén (EPEN), en base a mediciones diarias que hace la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), la demanda de energía en la cuarentena en lo que va del mes cayó un 14,8% respecto del mismo mes del año anterior.

Los valores corresponden solo a la medición que hace el EPEN, sin CALF ni los grandes consumidores que hoy están frenados por el parate económico.

Los datos, aún faltando algunos días para que termine el mes, están estimados sobre la regularidad que existe en estos días en el consumo doméstico, donde mucha gente se queda en sus casas y las oficinas públicas tienen menos movimiento del habitual.

La caída de la demanda está comparada con un mes “normal” de 2019, en este caso de abril, con el de 2020, donde operan el aislamiento y las restricciones para circular y donde el consumo eléctrico se reduce a cero en algunos sectores de la economía. Estos casi 15 puntos de caída son importantes y grafican la merma de la actividad.

Por otra parte, si se toman como referencia marzo y abril de este año (la cuarentena comenzó el 20 de marzo), la caída de la demanda de fue del 15,7%; aunque hay que aclarar que abril tiene 30 días y marzo 31, con diferentes temperaturas y estacionalidad de consumos. En ese caso, el uso de refrigeración y aires acondicionados en la viviendas.

En marzo, los valores de consumo y demanda eléctrica fueron más complejos de analizar, debido a que hubo 19 días sin aislamiento y 11 días restantes de cuarentena. En este caso, la caída de ese mes, comparado con el mismo de 2019 (un mes normal de consumo), fue del 2,54%. Una baja no tan drástica teniendo en cuenta que 19 días fueron “normales” en la comparación.

Los datos dicen un poco más en un análisis más fino con la caída real de la demanda el mismo mes de marzo, cuando empezó a regir la cuarentena por el coronavirus. En este caso, la caída registrada fue del 9,2% comparando los días en los que no hubo aislamiento (19) y en los que hubo restricción para circular (11 días). En términos de consumo, en esos días cayó de 16.495 MW/h a 14.978 MW/h por el efecto del aislamiento social en ese mes.

p04-consumo-electrico.jpg

El análisis del EPEN es que los días con aislamiento se viven como “un domingo” en términos de la demanda eléctrica. Todos los días son constantes y no hay un repunte de la demanda, debido a la falta de circulación, a contramano de lo que se pudiera pensar.

En ese sentido, si se toma un día cualquiera en marzo sin aislamiento se puede observar que la demanda de electricidad ronda entre los 3000 y 3500 MW/h; mientras que en un día domingo sin aislamiento, los consumos son similares a los de cualquier día con cuarentena: ronda entre 2000 y 2500 MW/h en cada día.

Esto redunda en que todos los días de la cuarentena del mes de marzo (y en alguna medida los de abril) son constantes en el consumo, con alguna diferencia en la variable de la temperatura. Se verá más adelante si, de seguir el aislamiento con menos horas de luz y días más fríos, cambia la tendencia.

En esta nota

Comentarios