crudo

El crudo toca su precio máximo en toda la pandemia

Impulsado por los resultados en las vacunas que anuncian los laboratorios, el barril de referencia para Argentina llega a su valor máximo desde marzo.

El crudo tocó su nivel más fuerte desde marzo el martes, avanzando hacia los 47 dólares el barril, después de que el anuncio de una tercera vacuna prometedora contra el coronavirus elevó las esperanzas de una recuperación más rápida del crecimiento económico y la demanda petrolera el próximo año.

AstraZeneca dijo el lunes que su vacuna contra el COVID-19 tuvo una efectividad del 70% en los ensayos y que podría mejorar hasta el 90%, aportando un tercer tratamiento en la lucha contra la pandemia. Este anuncio se conoció tras los positivos resultados anunciados por Pfizer/BioNTech y Moderna.

El crudo referencial internacional Brent ganaba 45 centavos, o un 0,98%, a 46,51 dólares el barril, tras tocar un máximo de sesión de 46,72 dólares, su cota más elevada desde el 6 de marzo.

Por su parte, el crudo West Texas Intermediate en Estados Unidos (WTI) avanzaba 49 centavos, o un 1,14%, a 43,55 dólares el barril.

"El combate contra el coronavirus se está intensificando y está demostrando ser cada vez más exitoso", dijo Tamas Varga, de la correduría PVM. "Las estimaciones de demanda de crudo del año próximo serán enmendadas al alza".

El precio del Brent es el máximo desde la guerra de precios de Arabia Saudita y Rusia cuando la demanda estaba empezando a hundirse por la pandemia en marzo. Ambos referenciales cerraron con una mejora cercana al 2% el lunes tras trepar alrededor del 5% la semana pasada.

El crudo y los mercados financieros en general encontraban también respaldo después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio permiso el lunes para que los funcionarios pongan en marcha una transición al gobierno de Joe Biden.

* "Ante la percepción de que una presidencia de Biden será más amistosa con el comercio internacional, los mercados han asumido que el consumo subirá de nuevo en 2021", dijo Jeffrey Halley, de la correduría OANDA.

En esta nota

Comentarios