combustible

El principal oleoducto de EE.UU. estará días sin operar

El ataque a Colonial Pipeline, que proporciona casi la mitad del combustible consumido en la costa este, es uno de los más importantes que se hayan registrado.

NUEVA YORK (Reuters) - El oleoducto más grande de Estados Unidos no reanudará sus operaciones completas en varios días más debido a un ciberataque de ransomware atribuido a una red criminal llamada "DarkSide".

El ataque a Colonial Pipeline, que proporciona casi la mitad del combustible consumido a lo largo de la costa este de Estados Unidos, es uno de los más importantes que se hayan registrado en su tipo. Aún no se ha determinado el impacto de la pérdida de producción y el aumento de los precios del combustible, dijeron analistas.

La empresa privada dijo el lunes que está trabajando para reiniciar los trabajos en fases con "el objetivo de restaurar sustancialmente el servicio operativo para el final de la semana".

"Hasta ahora nuestra gente de inteligencia no tiene evidencia de que Rusia esté involucrada, aunque hay evidencia de que los actores están en Rusia", dijo Biden.

El FBI atribuyó el ciberataque a DarkSide, un grupo que se cree tiene su sede en Rusia o Europa del Este. Su ransomware apunta a computadoras que no usan teclados en los idiomas de las ex repúblicas soviéticas, dijeron expertos cibernéticos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que hasta el momento no había evidencia de que el gobierno ruso estuviera involucrado.

"Hasta ahora nuestra gente de inteligencia no tiene evidencia de que Rusia esté involucrada, aunque hay evidencia de que los actores están en Rusia", dijo Biden.

Un comunicado emitido a nombre del grupo el lunes sostuvo: "Nuestro objetivo es ganar dinero y no crear problemas para la sociedad". Su declaración no mencionó a Colonial Pipeline por su nombre.

El ransomware es un tipo de malware diseñado para bloquear computadoras encriptando datos y exigiendo pagos para recuperar el acceso. Se desconoce cuánto dinero están buscando los piratas informáticos y Colonial no ha comentado si pagará.

Colonial cerró el viernes su red de oleoductos de 8.850 kilómetros, que mueve combustibles como gasolina, diésel y combustible para aviones, para proteger sus sistemas.

USA-PRODUCTS-COLONIALPIPELINE.jpeg
FOTO DE ARCHIVO: Tanques de retención de Colonial Pipeline en Woodbridge, Nueva Jersey.  Colonial Pipeline/vía REUTERS
FOTO DE ARCHIVO: Tanques de retención de Colonial Pipeline en Woodbridge, Nueva Jersey. Colonial Pipeline/vía REUTERS

El episodio puso al descubierto la vulnerabilidad de las infraestructuras energéticas ante los piratas informáticos. Los parlamentarios estadounidenses respondieron con llamamientos a una mayor protección de las infraestructuras energéticas críticas.

Un portavoz del Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, dijo que el ataque demostraba que los Estados miembros de la ONU debían combatir la ciberdelincuencia para evitar un "impacto devastador en el mundo en el que todos vivimos".

Colonial reactivó el domingo algunas de sus líneas más pequeñas entre las terminales de combustible y los puntos de entrega a los clientes, liberando combustible que estaba almacenado localmente para los clientes. El lunes, también comenzó a operar manualmente su línea de combustible multiproducto de 700.000 barriles al día entre Greensboro, Carolina del Norte, y Maryland por un tiempo limitado mientras tiene inventarios existentes.

Sin embargo, sus líneas principales permanecieron cerradas, y un oleoducto alterno más pequeño operado por Kinder Morgan Inc que sirve a la misma región agotó su capacidad.

En esta nota

Comentarios