CEMA

CEMA: transición energética e indicadores de sostenibilidad

La Tercera Convención de la CEMA tuvo ese ojetivo: cómo pensar una industria más amigable con el medio ambiente hacia el 2030.

El camino hacia la descarbonización y la producción sostenible en las empresas de energía es tan incierto como los momentos económicos que sacuden al mundo con la pandemia. Aunque horizonte de 2030, donde los cuerdos mundiales hablan de ir hacia una energía descontaminada, y desprovista de emisiones de gases de invernadero, se sostiene, por ahora, con voluntades y demostraciones que cuestan miles de millones de dólares al año.

La Tercera Convención de la Cámara Empresaria del Medio Ambiente (CEMA) y la Eurocámara (empresas europeas radicadas en el país), con la premisa “primeros pasos del nuevo modelo de producción y consumo sostenible” generó otra vez esa pregunta en los distintos paneles que se desarrollaron en torno a la energía circular, la sostenibilidad y los efectos de las industria el oil and gas -también con el aporte de Vaca Muerta- en el cumplimiento de esas metas.

"El oil and gas y la energía es uno de los sectores fundamentales para el desarrollo del país y desde ya para el medio ambiente. El tener en una misma mesa la fiscalización, el gobierno, la industria y el sector ambiental nos permitió, a través de esta tercera jornada, diagnosticar el estado de situación, dónde y cómo estamos y realizar una proyección de distintas acciones hacia un futuro con un horizonte a 2030”, expresó a +e Gabriel Valerga, presidente de la CEMA.

El objetivo del encuentro fue reflexionar sobre cómo modificar la forma cultural de “hacer las cosas” en la industria para mejorar la preservación del sistema local y global y así minimizar algunos de sus efectos negativos para el medio ambiente.

Esta vez, las empresas participantes en los paneles mostraron indicadores concretos e inversión en planes de sostenibilidad. De acuerdo al plan que tiene la Argentina, a través de la secretaría de Medio Ambiente, en materia de mitigación el objetivo es limitar las emisiones de dióxido de carbono en 349 megatoneladas anuales para el 2030.

El plan nacional contiene hasta el momento seis líneas estratégicas para lograr esas metas: transición energética; transporte sostenible; agricultura, ganadería, pesca y bosques; conservación de ecosistemas y recursos naturales; transición productiva; territorios sostenibles y resilientes.

Marcelo Pedoja es ingeniero industrial y coordinador del Nodo Comahue de la CEMA, en contacto con las empresas de servicios ambientales que facturan en Vaca Muerta, con un rol clave en la implementación de planes para la transición energética.

“Lo que pudimos ver en el sector entre todos, es que la transferencia en el escenario actual, hacia el escenario futuro que es la descarbonización de nuestra matriz energética es necesariamente a través de inversiones y de compromisos específico de cada una de las partes para lograr ese objetivo. Ese monto, que se habla de 100 mil millones de euros anuales, sobre todo en los países en vías de desarrollo, tiene que salir de la financiación misma de los fondos generados por la industria del gas y petróleo“, indicó el especialista en dialogo con este medio.

En uno de los paneles de “industria hidrocarburíferas” de la tercera Convención de la CEMA participó la empresa Camuzzi Gas del Sur, que presentó de qué manera inició el camino de la descarbonización hacia el 2030, con una fuerte inversión en recambio de tecnología en plantas compresoras, para reducir las emisiones de gases de invernadero.

También se contó la experiencia de la petrolera sueca Nynas, líder en fabricaron de lubricantes que tiene una ciudad en los alrededores de Estocolmo que certifica los indicadores de sostenibilidad y en una década logró bajar el 10% de las emisiones.

“En el caso particular, que me tocó a mí coordinar el panel de la industria hidrocarburífera fue conformado por tres actores, uno gubernamental representado por Centro Pyme-Adeneu, ese sector es el que uno espera que genere las bases de las herramientas de sostenibilidad que la provincia pueda tener a disposición, entes privados que van a desarrollar los recursos locales como el gas de Vaca Muerta”, concluyó Pedoja.

> Propósito: CEMA y la Eurocámara

La Cámara Empresaria de Medio Ambiente (CEMA) es una organización integrada por compañías que proveen bienes y servicios para la preservación del ambiente y la mejora de la calidad de vida. Tiene 25 años de vida y nuclea a 65 empresas líderes en distintos campos ambientales. Ejerce un espacio de Representación Gremial Empresaria y aspira a encarnar los genuinos intereses del Sector Ambiental Empresario a los que entiende alineados con los de la Comunidad, el Ambiente y el Interés Nacional en la materia. En tanto que la Eurocámara Argentina, está conformada por 15 cámaras bilaterales (alemana, austriaca, belgo-luxemburguesa, croata danesa, española, francesa, británica, griega, neerlandés, italiana, polaca, portuguesa, sueca, suiza, ucraniana) y la embajada de Irlanda.

En esta nota

Comentarios