Buenas prácticas

Cuenca San Jorge: Perfeccionan el Manual de Buenas Prácticas

En esa región ya cuentan con dos protocolos que los gremios se encargan de difundir en los yacimientos. En Neuquén, están próximos a cerrar el primer protocolo general de seguridad para la actividad hidrocarburífera.

La Mesa Cuatripartita de la Cuenca del Golfo San Jorge volvió a reunirse para añadirle contenido al Manual de Buenas Prácticas en la Industria Petrolera. El espacio reúne a los sindicatos, las empresas, las ART y a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, cuyos representantes realizaron tareas de campo la semana pasada, donde tienen dos manuales: uno con estándares de seguridad y otro enfocado en las maniobras con fuentes radiactivas. En la Cuenca Neuquina también se está trabajando en el primer manual de este tipo.

En esta etapa, los representantes de la mesa fueron a los yacimientos Cerro Dragón de Pan American Energy y a Diadema de CAPSA para difundir los manuales y detectar puestos críticos que necesitan sus respectivas fichas técnicas como son Boca de Pozo, Enganchador, Maquinista, Auxiliar Mecánico y Auxiliar Eléctrico.

"Lo interesante de esto es resignificar permanentemente la práctica y poner en evidencia la exposición al riesgo", dijo Mariano Furlán, referente de la Superintendencia en temas de radiación. "Tomando conciencia de los pequeños detalles que son los que, en definitiva, terminan en tiempos prolongados exponiendo a los trabajadores a radiaciones en dosis que pueden ser perjudiciales ya que se trabaja con ella porque es necesario, pero sí repensar la práctica tantas veces como sea necesario, para que esa dosis sea la menor posible".

"Cada una de estas reuniones tiene una muy buena receptividad y además hay un compromiso donde se puede empezar a charlar estos temas y cada uno puede aportar a partir de sus muchos años de trabajo, por lo que saben mucho más que nosotros sobre la tarea y se enganchan en este proyecto para mejorarla y desarrollar incluso nuevas herramientas para ello", señaló Furlán.

En Neuquén, las convocatorias cuatripartitas para la elaboración del manual contempla tres ejes: minimizar los riesgos en los equipos -que estén los dispositivos de seguridad en las herramientas-, la protección de los trabajadores con la indumentaria adecuada y la higiene del ambiente de trabajo donde nada puede estar librado al azar -instalaciones, caminos o zonas de alojamiento y descanso-.

En esta nota

Comentarios

Te puede interesar