biocombustibles

Biocombustibles: la postura del sector en pleno debate

La reducción de las cuotas de corte son la principal preocupación respecto del proyecto del oficialismo.

En poco más de un mes, vence la Ley 26.093 de Biocombustibles. Contrareloj, el secretario de Energía, Darío Martínez, preparó un borrador de lo que podría ser un nuevo proyecto de ley que, en caso de avanzar en el Congreso y aprobarse, empezaría a regir a partir del 13 de mayo cuando deja de tener vigencia el régimen actual. No obstante, para que eso fuese posible, primero es necesario echar por tierra la prórroga de la ley hasta 2024 que fue votada por unanimidad en el Senado antes de fin de año.

Fuentes del sector de los biocombustibles dijeron a +e que habían recibido la advertencia: se especulaba -y finalmente así ocurrió- con que la sesión especial que se había programado para el jueves en Diputados para tratar la prórroga no logre quórum. De todos modos, si la oposición lo conseguía y finalmente daba luz verde al proyecto de la Cámara Alta, el oficialismo se guardaba una carta en la manga: la del veto posterior por parte del Ejecutivo.

El borrador que bajó de la Secretaría de Energía a la Comisión de Energía de Diputados como los “lineamientos” de la iniciativa -y de hecho, no llegó a ser ingresado de modo oficial en el recinto-, anticipa, para los productores de biocombustibles, “la destrucción definitiva del sector”. Si bien por el momento prefieren no dar declaraciones mientras preparan una comunicación oficial que aúna sus apreciaciones al respecto, manifestaron que “no caben dudas de que intervinieron los refinadores de petróleo” en el que -por ahora- aparece como intento de embestida.

Una de las principales preocupaciones que surgen entre los productores de los combustibles verdes es que en el borrador del proyecto se propone un corte mínimo de los combustibles con biodiesel y etanol que bajaría al 5 y 7 por ciento respectivamente.

Con la normativa vigente, se fija hoy el corte del gasoil y las naftas con biodiesel y bioetanol con 10% y 12%, respectivamente. Ese porcentaje fue retocado en enero luego de que se dispongan aumentos en el precio de los biocombustibles en un 60%. En efecto, el Gobierno nacional redujo el corte para la mezcla obligatoria pero solo lo justificó como algo “transitorio” con el fin de controlar la presión sobre los surtidores y sus efectos en la inflación: con el gasoil, lo bajó de un 10% a un 5% en enero, lo pasó a un 6,7 en febrero, a un 8,4% marzo y se prevé que volverá a un 10% en abril.

“Van para atrás con el porcentaje de corte y eso atenta contra el Acuerdo de Paris y con la Ley General del Ambiente, la 25.675, que establece los presupuestos mínimos para el logro de una gestión sustentable y adecuada del ambiente, la preservación y protección de la diversidad biológica y la implementación del desarrollo sostenible en Argentina. Allí queda claro por el principio de progresividad que no se puede ir para atrás con estas medidas”, anticipa una fuente del segmento de los biocombustibles, quien aseguró también que será un argumento para el reclamo que prepara el sector si la medida consigue avanzar en el ámbito parlamentario.

En la reunión previa del bloque del Frente de Todos, ya se habían escuchado las recriminaciones de parte de los senadores, quienes dijeron que “se pone en debate un proyecto que no entendemos”, lo que además, y principalmente, significaba “el cajoneo del tratamiento de la prórroga”. En efecto, para los legisladores que representan a las provincias productoras fue llamativa la posición de los diputados oficialistas que no aceptaron discutir la conveniencia entre la prórroga o la nueva iniciativa de ley, que encima no es tal sino que es apenas un esbozo.

Según las fuentes consultadas del sector, el Gobierno nacional no llegó a unificar los criterios de las distintas áreas que de algún modo se vinculan con la industria y tienen distintas visiones. Una es la de la Secretaría de Energía bajo la órbita de Economía, que es la más cercana a los segmentos petroleros, y la otra es la visión del Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca. No obstante, el titular de esa cartera, Luis Basterra, intentó no mostrar fisuras. “Aunque parece poco, por mi experiencia legislativa tenemos tiempo, puedo asegurar que existe la voluntad de sacar la mejor norma posible. Si no se alcanza eso, habrá prórroga; el tema está en discusión y eso es lo más importante”, afirmó.

En esta nota

Comentarios