AIE

El plan que propone la AIE para llegar a "emisiones cero"

La Agencia Internacional de Energía asegura que la ventana de oportunidad para lograr esa meta para mediados de siglo se está reduciendo.

La ventana de oportunidad para alcanzar las emisiones netas cero para mediados de siglo se está reduciendo a menos que el mundo cambie radicalmente la forma de producir, utilizar y transportar la energía, dijo la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

El pacto mundial sobre el clima acordó en 2015 limitar el aumento de las temperaturas a un nivel lo más cercano posible a los 1,5 grados centígrados para evitar los efectos más devastadores del cambio climático, lo que exige alcanzar las emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050.

El número de países que se han comprometido a alcanzar el cero neto ha crecido, pero incluso si sus compromisos se cumplen en su totalidad, en 2050 seguirá habiendo 22.000 millones de toneladas de dióxido de carbono en todo el mundo, lo que llevaría a un aumento de la temperatura de alrededor de 2,1C para 2100, según la AIE en su informe "Cero neto para 2050".

Según un análisis conjunto de la AIE y el FMI, la inversión anual en energía deberá ascender a 5 billones de dólares al año de aquí a 2030 para alcanzar el nivel de emisiones cero.

El informe pretende servir de guía para la próxima ronda de conversaciones mundiales sobre el clima que se celebrará en noviembre en Escocia.

Establece más de 400 hitos para lograr el cero neto, entre los que se incluyen la no inversión en nuevos proyectos de suministro de combustibles fósiles a partir de ahora y la no toma de decisiones finales de inversión en nuevas plantas de carbón que no cuenten con tecnología de captura de carbono.

CLIMATE-CHANGE-COAL-CHINA.jpeg
FOTO DE ARCHIVO: Una planta de combustión de carbón en Baotou, en la región autónoma de Mongolia Interior, China, el 31 de octubre de 2010. REUTERS/David Gray
FOTO DE ARCHIVO: Una planta de combustión de carbón en Baotou, en la región autónoma de Mongolia Interior, China, el 31 de octubre de 2010. REUTERS/David Gray

"El camino hacia el cero neto es estrecho, pero aún se puede lograr. Si queremos alcanzar el cero neto en 2050 no necesitamos más inversiones en nuevos proyectos de petróleo, gas y carbón", declaró a Reuters Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE.

Las temperaturas mundiales del año pasado fueron de las más altas jamás registradas, y los científicos atribuyen el aumento y el clima extremo principalmente a los gases de efecto invernadero, incluido el dióxido de carbono procedente de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas.

Para lograr el cero neto, en 2035 tampoco debería haber ventas de nuevos turismos con motor de combustión interna y el sector eléctrico mundial debe alcanzar el cero neto de emisiones en 2040, según la AIE.

planta hidrogeno ilustracion.jpg

Será necesario un despliegue masivo de energías renovables. Casi el 90% de la generación de electricidad debería proceder de las energías renovables para 2050 y la mayor parte del resto de la energía nuclear.

La energía solar fotovoltaica deberá alcanzar los 630 gigavatios (GW) anuales en 2030 y la eólica deberá aumentar hasta los 390 GW. En conjunto, esta cifra cuadruplica el récord anual establecido el año pasado de nuevas incorporaciones de capacidad.

Según el informe, también habrá que introducir en el mercado nuevas tecnologías que aún no han alcanzado la fase comercial, como la captura y el almacenamiento de carbono (CAC) y el hidrógeno verde.

Cada mes a partir de 2030 habrá que equipar diez plantas industriales con CAC, construir tres nuevas plantas industriales basadas en el hidrógeno y añadir 2 GW de capacidad de electrolizadores para la producción de hidrógeno verde en centros industriales, según el informe.

Según un análisis conjunto de la AIE y el Fondo Monetario Internacional, la inversión anual en energía deberá ascender a 5 billones de dólares al año de aquí a 2030 para alcanzar el nivel cero, frente a los 2 billones actuales, lo que supondría un aumento de 0,4 puntos porcentuales al año en el crecimiento del PIB mundial.

Por Nina Chestney (Reuters)

En esta nota

Comentarios