Aerolíneas

Se acentúa la crisis de las aerolíneas en Estados Unidos

Distintas compañías quedaron aisladas en la propuesta para eliminar los cobros por cambios de pasajes.

Una estrategia radical para revivir la demanda de viajes aéreos sacrificando permanentemente miles de millones de dólares en cobros extras por cambiar pasajes ha aislado a las aerolíneas estadounidenses, ya que sus rivales temen que la práctica mine las elevadas tarifas que pagan sus clientes premium.

La crisis del COVID-19 ha debilitado uno de los elementos centrales de los ingresos de las aerolíneas: ofrecer precios de pasajes tentadoramente baratos y luego cobrar por el cambio de vuelo, en tanto, piden enormes primas a quienes desean mayor flexibilidad: normalmente los pasajeros de primera clase.

"Para que el modelo de cobros adicionales funcione, necesitas tener pasajeros que realicen pequeños gastos extra", dijo John Zhang, profesor de márketing de la Wharton School de la Universidad de Pensilvania. Las aerolíneas podrían tener que "remover otros cobros también", añadió.

Datos de Citi muestran que 2.800 millones de dólares de los ingresos de las aerolíneas estadounidenses el año pasado, o 1,1%, correspondieron a cobros por cancelaciones o cambios de vuelos.

American Airlines, Delta Air Lines y United Airlines eliminaron de manera permanente los cargos adicionales para sus vuelos locales en los últimos días, y luego fueron imitadas por Alaska Airlines.

"Es una pérdida de ingresos, pero la idea es que esto atraiga clientes", dijo Carlos Ozores, de la consultora ICF.

La estrategia se lleva adelante mientras el tráfico aéreo de pasajeros continúa situándose un 80% por debajo de los niveles del 2019, de acuerdo a datos de julio provistos por la asociación internacional del sector, IATA, que además indicó que la actividad en la región de Asia Pacífico se ha reducido en 72%.

Si bien a nivel global las aerolíneas han suspendido los cobros por cambios de pasajes durante la pandemia, las compañías fuera de Estados Unidos se resisten a volver permanentemente la medida.

Lufthansa anunció una exención hasta fines de este año, mientras que Air France-KLM no ha establecido fechas para reanudar los cobros, aunque dice que es poco probable que pueda implementar el sistema para siempre.

Analistas dicen que restaurar esos cobros adicionales podría ser casi imposible durante la temporada de invierno en el Hemisferio Norte, cuando la demanda de viajes es menor, y que la situación se volverá más difícil porque los pasajeros consideran con mayor frecuencia que estas concesiones deberían ser la norma.

En esta nota

Comentarios